#NoSeasMasCapullo

Un buen dia te pones a pensar, que podrías decir sobre ti misma, sobre el mundo y sale eso, una idea que lo resume todo. No seas más capullo engloba un sentimiento que me envuelve al salir de un letargo que supone un fin, un comienzo.

“Extender las alas y arrojarse al vacío”

La mariposa es un nuevo ser, transformado a partir de una oruga, ya no se arrastra, recuerda con cariño de donde viene y vuela esperanzada. La oruga sentía en su corazón que había algo más, luz más allá de su oscuridad y el día que vio la primera mariposa, tan elegante y lejana se dijo: Esa podría ser yo.

Todos los amigos se reían de la oruga, ¿cómo? ¿Tú una maripoooosa? Era la comidilla de todos, pero aun así no podía dejar de soñar, ni de sentir esa certeza. Un dia se llenó de valor y le habló a una de ellas, casi no le salía la voz del cuerpo.¡Que miedo! Trepó  muy alto hasta que se le acercó. La mariposa resultó ser muy simpática, habló con la oruga un buen rato y desde ese día trepaba de vez en cuando y conversaban. En esos momentos la oruga era feliz, era ella misma llena de proyectos, sueños, ilusiones, se veía volando como una mariposa, viendo el suelo desde arriba y regalando sonrisas y alegría a su paso.

Estos pensamientos  llevaron a la soledad a la oruga, ya no tenía nada en común con sus amigos. Se volvió taciturna y huraña con sus congéneres, hasta que un dia se alejó, dejó de arrastrarse y se aisló a su capullo, donde se volvió hacia sí misma. Miró en su corazón, ya no podía más, se abandonó a lo que tuviera que pasar, y la naturaleza siguió su curso y cuando el dolor se hizo insoportable dió dos patadas y rompió el capullo. La luz del sol la cegó un instante, no sabia que pasaba, solo que tenía que salir, ¡YA ESTÁ BIEN! pensó, y con la fuerza que dan los sueños por cumpir y la sabuduria de no querer volver atrás, abrió las alas y echó a volar.

#NoSeasMasCapullo es el hashtag que utilizamos en las redes sociales con un doble sentido. Por un lado nos anima a dar esa patada y romper con todo; es ese punto de inflexión en el que ya ha dolido lo suficiente, y debe comenzar una nueva vida. Dejar atrás ese capullo que te protege y a la vez te comprime y desplegar las alas. Por otro lado queremos llevarte a reflexionar: toma las riendas de tu vida y “no seas más capullo” .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s